Apollo 13

<< Houston, hemos tenido un problema >>
Astronauta Jim Lowell, Comandante de la misión Apollo 13

Muchos recordaréis la película que se hizo sobre la misión Apollo 13, protagonizada por Tom Hanks, Bill Paxton, Kevin Bacon, Ed Harris y algunos otros. Es una película histórica (en el sentido de que dramatiza un hecho histórico real) que relata el accidente y los problemas que derivaron del mismo durante el viaje a la Luna.
Tras superarlos, el último escollo era la reentrada en la atmósfera terrestre y conseguir que el módulo de mando amerizase en el Océano Pacífico.
Amerizar es un término muy generoso para lo que en realidad sucede: la cápsula entra a velocidades supersónicas en la atmósfera, incandescente por el rozamiento con el aire y en medio de una bola de plasma que imposibilita la comunicación por radio. A determinada altura, se despliegan unos paracaídas y la cápsula llega al agua a una velocidad razonable para que el choque no sea fatídico. Se trata de un impacto amortiguado, pero un impacto en toda regla.
Aquel día no iba a estar exento de más dificultades: una alerta por tormenta estaba activa en el lugar.
Así que entre el mal tiempo y el golpe, podríamos decir que… “Tifón y Pumba”.

¿He tenido la Covid-19?

Este 2020 no dejará de sorprenderme. Lo último ha sido haber dado positivo en Covid-19 tras una prueba PCR.

El jueves 22 de octubre por la noche, con un agotamiento fuera de lo normal y algo de malestar general, me tomé la temperatura. Marcaba más de 38ºC así que repetí la medición la mañana del viernes 23. Tenía más de 37ºC así que llamé a mi médico y me dio cita para realizar la prueba PCR el sábado por la tarde.
El lunes por la mañana me llamó para comunicarme que era positivo, que debía estar aislado y guardar cuarentena. Es extraño porque aunque el sábado y el domingo todavía tuve algo de fiebre, los síntomas se habían ido. Eso sí, apareció un poco de tos, que a lo largo de la semana fue aumentando.
Por supuesto, los servicios de rastreo de contagios me preguntaron con quién había estado en los cuatro o cinco días previos a mostrar los primeros síntomas. Le dí los teléfonos de mi pareja, mis compañeros de trabajo, la dirección del centro y los contactos del instituto en donde estoy cursando un ciclo (contar cómo llegué hasta ahí daría para otro post bastante anecdótico y gracioso).

Todos ellos, algunos como mi pareja incluso tras dos pruebas PCR, han dado negativo. Entre mis alumnos, tres han dado positivo, dos de ellos no obstante son asintomáticos. Tras dos semanas de aislamiento, recibí el alta y me he reincorporado a mi rutina diaria.

¿Donde pude haberme contagiado? Probablemente en el bus urbano que tomo todas las mañanas. Sin embargo, si ni siquiera mi novia ha dado positivo… ¿Puede que mi caso haya sido un falso positivo? La fiabilidad de las pruebas PCR se estima, según algunos, en torno al 60%, lo que no me parece un valor especialmente alto aunque sí suficiente como para que la prueba se realice y permita tomar la decisión sobre aislar o no a una persona. A fin de cuentas, al resultado de la prueba hay que sumar la valoración objetiva del médico.
Pero por otra parte, creo que mi caso ha sido el del otro 40%.


En cualquier caso, quiero volver a poner algo el foco en la entrada que escribí sobre el coronavirus al principio de toda esta movida.
Una sencilla búsqueda en Google sobre las estadísticas de la pandemia me llevan a los números de los que hablaba:
– Letalidad (muertos/infectados):

  • España 39000/1330000 = 0,029 es decir un 2,9%
  • Mundo 1250000/49.900.000 = 0,025 es decir un 2,5%

– Mortalidad (muertos/población total)

  • España 39000/47000000 = 0,00083 es decir un 0,08%
  • Mundo 1250000//7700000000 = 0,00016 es decir un 0,02%

¿Que nos dicen estos números? Que efectivamente España está siendo un país duramente golpeado por el SARS-CoV-2; pero a nivel global la incidencia y el peligro que supone no son tan elevados.
Sin embargo, debemos seguir protegiéndonos a nosotros y a los demás con el uso de mascarillas, frecuente lavado de manos, distancia social, etc. Al menos hasta que exista una vacuna y se pueda administrar a la población general.